PlanetadeLibros
Marita Osés

Marita Osés

Marita Osés

Escribo desde que aprendí a juntar letras y Luciérnaga ha publicado mi primera obra: ¿De qué va el amor?

  • Estudiar la carrera de Derecho me sirvió para abrirme a la sociedad y entender cómo funcionaba.
  • Estudiar idiomas me regaló momentos de placer, traspasar fronteras y ganarme la vida disfrutando de lo que hacía —traducir textos— durante casi 30 años.
  • Formarme y trabajar como coach me ayudó a encontrar mi sitio en el mundo, después de que un cáncer de mama pusiera patas arriba mi vida entera y me regalara una segunda oportunidad preciosa.

Estoy casada y tengo dos hijos. No olvido que la pareja no es una unidad, es la suma de dos individualidades que da lugar a este tercer ente. Debes responsabilizarte de tus errores y quererte mucho para poder dar amor a los demás.

El virus que nos cambió

Marita Osés

No podemos permitirnos el lujo de no aprender nada de este baño de humildad que nos ha dado el coronavirus. Sería una necedad ignorar su mensaje. 

Sinopsis de El virus que nos cambió
  • ¿Nos vamos a conformar con salir de la crisis?
  • ¿Para entrar dónde?

Es hora de acceder a una dimensión del ser humano que hasta el momento no se ha desplegado del todo y que está deseando materializarse. Tomar el confinamiento como un periodo de crisálida y lanzarnos a volar por fin a la altura que nos corresponde.

Ya hace demasiado tiempo que nos conformamos con ser hombres y mujeres a medias, distrayéndonos de esta mediocridad con los innumerables estímulos que nos ofrece la sociedad de consumo.

Nuestra alma anhela una plenitud auténtica, no de sucedáneos, y una conexión con todos los demás seres. No dejemos que sea solo Internet lo que nos conecte virtualmente.

Percibamos una conexión mucho más sutil y a la vez más poderosa que nace del fondo de nuestro corazón y brota en busca de otros que resuenen con él y entremos, de una vez por todas, en la dimensión del amor.

  • ¿Nos vamos a conformar con salir de la crisis?
  • ¿Para entrar dónde?

Es hora de acceder a una dimensión del ser humano que hasta el momento no se ha desplegado del todo y que está deseando materializarse. Tomar el confinamiento como un periodo de crisálida y lanzarnos a volar por fin a la altura que nos corresponde.

Ya hace demasiado tiempo que nos conformamos con ser hombres y mujeres a medias, distrayéndonos de esta mediocridad con los innumerables estímulos que nos ofrece la sociedad de consumo.

Nuestra alma anhela una plenitud auténtica, no de sucedáneos, y una conexión con todos los demás seres. No dejemos que sea solo Internet lo que nos conecte virtualmente.

Percibamos una conexión mucho más sutil y a la vez más poderosa que nace del fondo de nuestro corazón y brota en busca de otros que resuenen con él y entremos, de una vez por todas, en la dimensión del amor.

Bibliografía de Marita Osés

Cargando...